La responsabilidad de los administradores ante la insolvencia de la empresa.


La responsabilidad de los administradores ante la insolvencia de la empresa.

Introducción

La profunda crisis económica vivida desde el 2007, de la que estamos saliendo en España a nivel macroeconómico, puso a muchas empresas en situación de insolvencia que obligaron a sus administradores a adoptar decisiones drásticas para lograr su supervivencia, tales como refinanciación de deudas, ofrecimiento de garantías personales y de terceros o reducción de plantilla, y cuando éstas no fueron posibles, a solicitar la declaración de concurso de acreedores con la esperanza de pasar el trance de la “fase común” y conseguir un acuerdo con sus acreedores de quita y espera que les permitiera seguir en el negocio. El resultado de aquellos valientes que decidieron apostar por el concurso no ha podido ser más desastroso: el 96% de las empresas declaradas en concurso han terminado en liquidación.

Está claro que algo falla en el concurso de acreedores: al colapso de los Juzgados de lo Mercantil se une la habitual actitud de los administradores de acudir al concurso “en el tiempo del descuento”.

Con este artículo queremos recordar a aquellos directivos de empresas que se hallen en el difícil trance de la insolvencia, que la Ley somete a los administradores de empresas insolventes a un régimen de responsabilidades muy severo y que, a su vez, ofrece herramientas jurídicas para evitar o minimizar los riesgos derivados de la insolvencia empresarial y reconducirla empresa. Eléxito dependerá en gran medida del tiempo y rapidez en que se adopten las medidas correctoras oportunas.

Comencemos por el principio.

¿Qué es insolvencia?

Cuando la sociedad llega un punto en que no puede seguir haciendo frente a sus pagos por falta de liquidez entra en una fase crítica que todo buen administrador debe saber identificar y gestionar diligentemente, porque de él nacen obligaciones que si se incumplen pueden acarrear serias consecuencias para la empresa, sus trabajadores y el propio órgano de administración. No sólo las empresas, también los autónomos sufren esta misma situación.

Por tanto, es fundamental saber identificar el momento crítico en que la sociedad entra en estado de insolvencia y, por tanto, puede ser declarada en concurso de acreedores.

La Ley Concursal no contiene una definición del concepto de insolvencia como presupuesto del concurso, sino que describe los efectos que ésta produce. Dice el art.  2.2 LC que “se encuentra en estado de insolvencia el deudor que no puede cumplir  regularmente sus obligaciones exigibles”.  Veamos con más detalle  el significado de esta frase:

“Deudor que no puede”

Se refiere al deudor que carece de medios económicos suficientes para cumplir sus obligaciones. No es el caso del deudor que puede pero no quiere pagar y lo hace porque le interesa forzar un concurso de acreedores para liquidar su empresa.

cumplir

No se refiere sólo pagar con dinero, sino a cualquier otro modo de extinción de obligaciones previsto en el Código civil, como la condonación, compensación o novación dela deuda. Por ejemplo: la sociedad  que no tiene liquidez para pagar sus deudas pero sí tiene otros medios para extinguirla, como la cesión de un crédito que a ella le deben en pago de la deuda,  por ejemplo.

sus obligaciones exigibles

Son aquellas que han vencido y que puede el acreedor exigir judicialmente su cumplimiento o pago.  Por tanto, quedan fuera las que aún no haya llegado el tiempo de pagar o cumplir y las que tengan algún vicio  invalidante (consentimiento prestado por un menor o incapaz, el objeto sea imposible, no tenga causa lícita, etc).  También puede tratarse de obligaciones de hacer o de dar. Por ejemplo, el constructor que está obligado por sentencia a reparar unos daños por sus propios medios, pero no puede hacerlo.

regularmente”

No tiene que ver con el tiempo sino con los medios. Al empresario no se le puede exigir que mantenga su solvencia acudiendo a medios extraordinarios de financiación, como préstamos usureros u ofreciendo garantías desorbitadas. Basta con que no pueda atender sus pagos con la financiación ordinaria y en las condiciones normales de mercado. Para considerar lo que es normal o no en el mercado hay que tener en cuenta las circunstancias coyunturales motivadas por la situación económica actual y las específicas del sector donde desarrolla su actividadla empresa. Así, por ejemplo, una promotora que no tiene liquidez para pagar sus préstamos al banco pero sí tiene inmuebles en propiedad que si los vendiera podría liquidar su deuda.

Además de estos requisitos, es necesario:

Más de un acreedor

Es un presupuesto obvio del concurso, que persigue la comunidad de pérdidas y la defensa de los acreedores como colectividad cuando el patrimonio es insuficiente para atender el pago de todas las deudas.

Que no se trate de un impago esporádico, puntual o aislado, producto de una falta de liquidez transitoria

Por ejemplo, como cuando falta dinero a fin de mes para el pago de los seguros sociales, por ejemplo. En estos casos, siempre que la sociedad tenga un activo suficiente a medio plazo para asumir el pago de sus deudas, no estamos en situación de concurso.

La insolvencia no se identifica con el desbalance. El activo de un deudor puede ser inferior a su pasivo y, sin embargo, puede seguir haciendo frente a sus pagos recurriendo a crédito de los socios, por ejemplo. También puede suceder al revés, que haya más activo que pasivo pero aquél ser liquidable a muy largo plazo lo que abocaría a la empresa a la imposibilidad de cumplir sus obligaciones de pago. En esta situación, la empresa no es insolvente y, por tanto, no debe ser declarada en concurso.

Presunciones sobre la insolvencia del deudor

La Ley Concursal establece una serie de hechos o situaciones concretas que presume reveladoras de la insolvencia del deudor, salvo prueba en contrario, y que permiten a cualquier acreedor fundamentar su solicitud de concurso necesario. Estos son los siguientes:

a)     Embargo infructuoso. Que se haya despachado ejecución contra el deudor en un procedimiento judicial sin encontrar bienes suficientes para atenderla deuda. Es decir, el acreedor que obtiene una sentencia a su favor, la ejecuta porque el deudor no la cumple voluntariamente y tras un rastreo de su patrimonio sólo  encuentra un vehículo y una vivienda de escaso valor que no da para pagar la deuda reclamada.

b)     Sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor. No basta un ligero retraso en los pagos o un impago esporádico y eventual, sino un impago generalizado, completo, que exteriorice una imposibilidad absoluta de pagar.

c)      La existencia de embargos que afecten de manera general al patrimonio del deudor.

d)     La liquidación ruinosa de los bienes, por ejemplo, malvendiéndolos a un precio muy inferior al de mercado.

e)     Impago de obligaciones tributarias, de la Seguridad Social y de los trabajadores durante los tres meses anteriores a la solicitud de concurso. Es necesario que este impago sea generalizado para todas las deudas de su clase. No es suficiente el impago del salario de un trabajador durante tres meses si la empresa está pagando al resto.

Es importante aclarar que la aparición de estos hechos no necesariamente significa que la sociedad está en situación de insolvencia, sólo se presume que es así, salvo prueba en contrario.

Los riesgos que se derivan de esta situación

Una empresa en situación de insolvencia que es abandonada a su suerte o, peor aún, que se mantiene operando en el tráfico constituye un serio peligro para el sistema susceptible de causar graves perjuicios.

La principal perjudicada por esta situación es la empresa, porque agrava su insolvencia al tiempo que se va deteriorando su negocio. Tarde o temprano acabará desapareciendo, bien porque sea declarada en concurso necesario y vaya a liquidación, bien porque quede abandonada a su suerte sin que ningún acreedor se atreva a instar el concurso por falta de patrimonio con el que cobrar. Con ello se destruye riqueza empresarial y puestos de trabajo.

Pero también incurre en grave responsabilidad el órgano de administración que actúa negligentemente, ya sea evitando o dilatando la solicitud de concurso, o, pero aún, poniendo trabas a los acreedores, falseando la contabilidad o incluso ocultando bienes de la empresa. Tales conductas están gravemente sancionadas porla LeyConcursaly el Código Penal. Podemos distinguir dos supuestos:

a) Si la sociedad es declarada en concurso necesario de acreedores se producirán los siguientes efectos adversos:

i. El órgano de administración quedará apartado de sus funciones desde el momento en que sea declarada la sociedad en concurso, siendo sustituido por la administración concursal designada por el Juzgado.

ii. Aquellas operaciones realizadas en fraude de acreedores o perjudiciales para el patrimonio de la sociedad durante los dos últimos años anteriores a la declaración del concurso podrán ser rescindidas a instancias de la Administración Concursal, en cuyo caso lo que salió indebidamente del patrimonio deberá ser reintegrado.

iii. Los créditos de aquellos acreedores que tengan una especial relación con el deudor serán calificados como créditos subordinados, es decir, serán los últimos en cobrar. Esta especial relación la tienen, en el caso del deudor persona física, el cónyuge o pareja de hecho inscrita, los hermanos, padres e hijos y sus cónyuges; y en el caso de persona jurídica, los propios administradores de hecho o de derecho, los apoderados con poderes generales y los socios con más de un 10% de capital social. Igualmente, las sociedades que formen parte del mismo grupo que la sociedad concursada. Como es habitual en una empresa familiar en crisis, los primeros que aportan financiación son los administradores y los socios, quienes en caso de concurso verán cómo prácticamente desparece la posibilidad de recuperar su crédito.

iv. En caso de que el concurso sea declarado culpable, el Juez dictará sentencia en la que podrá condenar a los administradores de la sociedad concursada, sus apoderados generales y los cómplices de los actos fraudulentos que agravaron la situación de insolvencia a lo siguiente: a pagar todo o parte de las deudas de la sociedad concursada, a la inhabilitación para administrar bienes ajenos y para representar a cualquier persona durante un plazo de 2 a15 años, a la pérdida de los derechos que pudieran tener como acreedores de la sociedad concursada y a indemnizar los daños y perjuicios ocasionados.

v. En caso de que el Juez del concurso advierta algún hecho con relevancia penal, deducirá testimonio de las actuaciones para que sean investigadas por la jurisdicción penal.

b) Si la sociedad no entra en concurso, porque no lo pida el órgano de administración, ni los acreedores se atrevan a hacerlo debido principalmente a la inexistencia de patrimonio alguno para hacer frente a las deudas, los administradores (de hecho o de derecho) quedan a merced de las acciones de los acreedores para hacerlos responsables del pago de las deudas de la sociedad. Dicha responsabilidad prescribirá transcurridos 4 años desde su renuncia al cargo de administración o desde el cese efectivo de su actividad como administrador de hecho, si ningún acreedor exige su responsabilidad judicial o extrajudicialmente.

Supuestos en que un concurso puede ser declarado culpable

La regla general

La Ley Concursal dispone como regla general en su art. 164.1 que el concurso se declarará como culpable cuando en la generación o agravación del estado de insolvencia hubiera mediado dolo o culpa grave del deudor o sus representantes legales (administradores de hecho o de derecho y apoderados generales) dentro de los dos años anteriores a la fecha de declaración del concurso. Los requisitos de esta regla se pueden desglosar en los siguientes:

a) Acción u omisión. Como omisión podríamos incluir la pasividad en la reclamación de saldos deudores.

b) Dolosa o con culpa grave. Dolo equivale a mala fe o voluntariedad y culpa grave a actuar con negligencia. Quedan fuera los hechos fortuitos o los realizados con culpa leve, porque toda actividad empresarial comporta un riesgo socialmente admitido.

c) Antijurídica.- Se entiende por tal la que es contraria a las normas societarias, estatutarias, contables o a la buena praxis mercantil.

d) Realizada durante los dos años anteriores al concurso.

e) Que genere o agrave la insolvencia. Este último requisito no es fácil de probar.

Presunciones de culpabilidad

A continuación la ley concursal, en su art. 164.2, establece una serie de supuestos en los que necesariamente el concurso deberá ser calificado como culpable por el Juez. Estamos ante una presunción que no admite prueba en contra. Vamos a resumirlos en los siguientes bloques:

a) Irregularidades contables. Nos referimos a cualquiera de las siguientes.

No llevar contabilidad

Incumplir sustancialmente las obligaciones contables, siempre que ello impida el conocimiento de la verdad contable por parte de los acreedores. Ejemplos son la falta de libros contables o su no legalización, la falta de contabilidad durante varios ejercicios y su confección ad hoc para la solicitud del concurso.

Llevar doble contabilidad, lo que generalmente se hace para mantener oculto al fisco y otros acreedores elementos del activo, como dinero B.

Cometer alguna irregularidad contable relevante. Esta expresión ha sido precisada por los tribunales exigiendo los siguientes requisitos:

Transgresión consciente o con impericia grave.
Da igual quien la cometa: la responsabilidad es siempre del administrador.
Relevante para desvirtuar la imagen patrimonial de la sociedad.
Que afecte a las cuentas anuales o a los libros y soportes contables.
Que trascienda a terceros
Capaz de influir en la decisión de un usuario razonable.

b) Aportar documentación inexacta o falsa con la solicitud del concurso o en momentos posteriores. La inexactitud debe ser grave, que tergiverse de manera importante o sustancial la imagen del activo o del pasivo.

c) El incumplimiento del convenio que dé lugar a la apertura de la liquidación.

d) Alzamiento de bienes, consistente en un acto dispositivo con ánimo defraudatorio. Es necesario que se haya ejecutado en perjuicio de los acreedores (se refiere lógicamente a los acreedores preexistentes al acto defraudatorio no a los futuros). Da igual que suceda antes o después del concurso o que se hubiera reflejado en la contabilidad.

e) Actos que retrasen, dificulten o impidan la eficacia de un embargo en cualquier ejecución  iniciada o de previsible iniciación.

f) Salida fraudulenta de bienes. Para ello es suficiente la mera conciencia de que con el acto no le quedarán bienes a la sociedad suficientes para atender los derechos de sus acreedores.

g) Simulación patrimonial, entendida como actos jurídicos que simulan derechos y obligaciones para la sociedad. Se excluyen de este supuesto las simulaciones contables. Debe ser una simulación relevante.

Presunciones de dolo o culpa grave

La ley concursal contempla otros supuestos de lo que presume la existencia de dolo o culpa grave, salvo prueba en contrario:

a)  No solicitar el concurso dentro del plazo legal. Luego veremos como la jurisprudencia ha matizado este supuesto.

b)  No colaborar con el administrador concursal o el Juez del concurso.

c)   No formular cuentas anuales o no depositarlas en el Registro Mercantil en los últimos 3 ejercicios. Para que se dé este supuesto es necesario acreditar que se ha agravado la insolvencia por ese déficit de información.

El deber de solicitar el concurso

El administrador diligente debe identificar el momento en que la sociedad entra en insolvencia porque desde entonces tiene la obligación (no la facultad) de solicitar el concurso de acreedores de su empresa en el plazo de DOS MESES desde que conoció o debió conocer la situación de insolvencia. Alternativamente, en ese mismo plazo, en lugar de solicitar el concurso podrá comunicar al Juzgado que ha iniciado negociaciones con sus acreedores tendentes a alcanzar un acuerdo de refinanciación o a conseguir adhesiones suficientes para presentar una propuesta de convenio con sus acreedores, con lo que ganará 3 meses más, al cabo de los cuales, si no ha conseguido la refinanciación o las adhesiones al convenio, tendrá que solicitar el concurso en el mes siguiente. En total, por esta segunda opción, el deudor podrá dilatar hasta 6 meses la solicitud de concurso.

Si el administrador cumple diligentemente con esta obligación obtendrá indudables ventajas y beneficios frente al administrador negligente:

a) La sociedad será declarada en concurso voluntario, lo que implica que el administrador podrá seguir ejerciendo sus funciones de administración, bajo la tutela y supervisión del administrador concursal.

b) Si finalmente entra en fase de liquidación, el concurso será probablemente declarado fortuito, eximiendo de responsabilidad al administrador.

No es fácil concretar en qué momento se produce la situación de insolvencia y tampoco cuándo la conoció o debió conocerla el administrador. Lo que está claro es quela Ley Concursalcastiga la conducta pasiva, omisiva e imprudente del administrador que desconoce el estado económico-contable de la sociedad y que no es capaz de identificar la situación de insolvencia.

Cuando el administrador se retrasa en la solicitud mas allá de los dos meses pero dicho retraso no ha influido en la agravación de la insolvencia y, por tanto, no ha causado mayor perjuicio a los acreedores el Juez no imputará responsabilidad al administrador por este retraso. No es lo mismo un cumplimiento tardío de la obligación de pedir el concurso que el incumplimiento total. El retraso debe ser, por tanto, relevante, para que pueda fundamentar una declaración de culpabilidad del concurso.

Un ejemplo concreto

Veamos un ejemplo de cómo la negligencia en el manejo de una crisis insolvencia puede acarrear consecuencias muy negativas para los administradores sociales.

Imaginemos la empresa Transportes López SL propiedad de un matrimonio, que son, a su vez, administradores solidarios. Cuando empiezan a ir mal las cosas, renegocian las deudas con los bancos para aliviar el pasivo a corto. Al empeorar la situación, porque desciende el volumen de trabajo y aumentan los impagados, los administradores deciden pedir un préstamo al banco que aporte liquidez. Para favorecer la concesión del préstamo ofrecen garantía hipotecaria sobre la vivienda familiar de los administradores.

Poco después, Transportes López SL pierde uno de sus principales clientes y no consigue suplirlo con otro, momento en que la sociedad empieza a generar deudas con Hacienda por la última liquidación de IVA, cuyo aplazamiento ha sido rechazado, y conla Seguridad Sociala la que se le deben los seguros sociales de los últimos tres meses. Los trabajadores están cobrando con un mes de retraso, pero por el momento no hay muchas quejas. Está claro, piensan los administradores, que así no podrán seguir mucho tiempo. No pueden reducir plantilla porque cada camión necesita su conductor. Como mucho podrían reducir los gastos en un 5%. Para colmo el sector no crece, la gasolina sube y la competencia se recrudece. ¿Qué hacer?

En este momento crítico se plantean la decisión de pedir concurso voluntario de acreedores, porque es muy probable que el Juzgado lo declarase fortuito, eximiéndoles de toda responsabilidad. Ahora bien, tal decisión conllevaría seguramente la ejecución de las garantías personales ofrecidas por los administradores, por lo que ya no tienen tan claro si merece la pena ir a concurso.

En este mar de dudas deciden posponer la decisión. Lo que sí acuerdan es vender rápidamente una nave a bajo precio y con el producto de la venta cancelan antes de su vencimiento el préstamo de la sociedad con el banco X, porque es el que les tiene hipotecada la vivienda familiar. “Por si acaso no salimos adelante al menos salvamos la casa”, piensan ellos.

En ese momento, sus clientes principales les comunican que no pueden pagarle a Transportes Lopez SL las últimas facturas pendientes porque Hacienda y la Seguridad Social las han embargado. Para colmo de males, la Administración le deniega la renovación de las tarjetas de transportes caducadas (necesarias para circular con los camiones) por falta de solvencia.

Estas últimas noticias les convencen de que es el momento de llevar a cabo el plan B: montar una empresa paralela a través de la que facturar a sus clientes y dejar morir progresivamente Transportes López SL. Esta empresa paralela utilizará los bienes y personal de aquélla. Así consiguen seguir operando otros 6 meses, hasta que, finalmente, el Juzgado declara el concurso necesario de Transportes Lopez SL a instancias del principal proveedor (la empresa de leasing), remueve de sus cargos a los administradores sociales y pone en su lugar al administrador concursal. Asimismo acuerda abrir la fase de liquidación de la sociedad, en la que se acuerda el despido de todos los trabajadores.

El administrador concursal investiga las disposiciones patrimoniales realizadas en los dos últimos daños y descubre un maquillaje contable en varias partidas del activo (inventario sobrevalorado y cuenta de clientes ficticia), el trato de favor al banco que tenía hipotecada su vivienda y la creación de la sociedad paralela, entre otras irregularidades. Pone entonces en marcha las acciones para reintegrar al patrimonio de la sociedad lo que nunca debió salir de él, como consecuencia de las cuales el Juez revoca la cancelación del préstamo hipotecario y obliga a la sociedad paralela a reintegrar todo lo cobrado. Finalmente, declara el concurso culpable y condena a los administradores a pagar las deudas que no han podido ser canceladas en el concurso.

Como consecuencia de todo este periplo la sociedad Transportes Lopez SL muere y sus administradores “heredan” las deudas de la sociedad a las que se enfrentarán con su propio patrimonio. Además, el Juzgado decide abrir un procedimiento penal para investigar si ha habido delito de insolvencia punible.

¿Qué ha pasado? ¿En qué momento tomaron la decisión equivocada? Está claro que los administradores de Transportes López SL no supieron gestionar a tiempo la crisis de insolvencia solicitando el concurso cuando la ley les obligaba a ello. Al no hacerlo así e introducirse en una escalada de actos perjudiciales para la sociedad y sus acreedores, se expusieron y, finalmente, adquirieron una responsabilidad personal que podían haber evitado.

Conclusión

Las empresas pueden fracasar, los empresarios que están detrás no. Esta máxima se cumple siempre que el administrador actúe con diligencia, con respecto a las obligaciones que le exige su cargo y con sentido común. De lo contrario, se expone a convertirse en responsable de las deudas que la sociedad no pueda pagar.

El problema es que en España hay muy poca cultura empresarial. No nacemos con un Manual de Crisis debajo del brazo y lo fiamos casi todo a la experiencia, pero téngase bien en cuenta antes de emprender que la Ley no da segundas oportunidades a quienes no se la merecen.

Adolfo Martos Gross

Abogado

48 Responses to La responsabilidad de los administradores ante la insolvencia de la empresa.

  1. By Asier, 15 diciembre, 2015 at 12:40

    Hola, puede un acreedor con credito ordinario ejercitar accion de responsabilidad contra administradores de una SL, aun cuando el conruso ha sido calificado como fortuito y no se ha opuesto a tal clificacion?

    Gracias

    • By Adolfo Martos, 9 enero, 2016 at 18:38

      Estimado Asier:

      Sin duda puede. No será fácil acreditar la culpabilidad del administrador, lo que requerirá del acreedor ordinarino que pruebe la relación de causa efecto entre acción del administrador y el perjuicio que le ha ocasionado.

  2. By Abelardo, 1 marzo, 2016 at 22:10

    Hola
    Mi hermana era la administradora única de una sociedad limitada de una pequeña tienda de ropa que gestionaba yo como autónomo, Aguantamos como pudimos hasta el 2011 año en el que ya perdíamos mucho dinero al mes y no pudimos pagar las retenciones sobre el alquiler, el iva etc…
    A final de año cerramos el local y nos olvidamos porque no teníamos dinero ni para pagar a la asesoría por lo que ni hicimos declaración ni solicitamos concurso porque no dijo el asesor que nos podría costar hasta 20000 euros. No teníamos para pagar 240 euros de asesoría al mes como para solicitar concurso…
    Hoy hacienda me ha comunicado que va a derivar a mi hermana las deudas tributarias de ese ultimo año (2011) por un valor de 19800euros.
    Ella trabaja en un super con una nomina de 700 actualmente.
    Se puede decir que hemos sido negligentes y solicitarnos la deuda??
    Somos incapaces de pagar. Nos pueden quitar nuestra casa?
    Hay alguna esperanza de recurrir con éxito??
    Gracias

    • By Adolfo Martos, 29 marzo, 2016 at 14:30

      Estimado Abelardo:

      La vía concursal es una opción para evitar la derivación de responsabilidad y ralentizar las ejecuciones tributarias. Si el retraso en pedir el concurso no ha agravado la insolvencia, y no hay nada extraño en la gestión patrimonial y contable de la sociedad, es muy probable que el concurso se declarase fortuito, con lo que no se derivaría dicha responsabilidad. El problema sería el coste que ya ha mencionado.

      Otra posibilidad es atacar la derivación de responsabilidad que ha hecho Hacienda contra su hermana. El problema es que habría que tener la documentación para analizarla y, por lo que dice, parece que existe base jurídica para esa derivación de responsabilidad: su hermana, como administradora, no cumplió con su deber de convocar junta para disolver o en su caso pedir el concurso de la sociedad en cuanto se hizo evidente la situación de insolvencia.

      Si el salario que menciona es correcto, el embargo sería mínimo, puesto que sólo pueden embargarle el 30% de lo que exceda del SMI. Unos 25 € en este caso. Sí es cierto que pueden embargar inmuebles, si bien es posible hallar opciones legales para proteger la vivienda familiar.

      Otra opción sería intentar acudir al concurso y aprovecharse del mecanismo de “segunda oportunidad” si existen otros acreedores además de Hacienda.

      Su caso requiere de un estudio más complejo y le recomiendo que acuda a este u otro despacho para una asesoramiento más concreto.

      Un saludo.

  3. By Javier, 15 marzo, 2016 at 15:59

    Hola estimado Adolfo. Muchas gracias por tu contenido tan profesional.

    Tengo mi caso particular. Me dejaron a deber mucho dinero y tuve que declarar mi empresa en concurso y debido a que había avalado créditos de la empresa con mi patrimonio, así como pedido una segunda y tercera hipoteca de mi casa para hacer frente a deudas de la empresa.

    Al final los bancos se han quedado con los locales comerciales y con mi casa.
    Conseguir pagar e indemnizar a los empleados y no tener deudas con proveedores antes de presentar el concurso. Toda la deuda de la empresa, eran hipotecas y pólizas, así como alguna pequeña deuda con ssgg y hacienda.

    El concurso de la empresa y el mio personal han sido declarados fortuitos.
    Mi pregunta es ¿En qué situación quedo ahora?
    ¿Me pueden reclamar la segunda y tercera hipoteca de mi casa de por vida?
    ¿Puedo montar otra empresa sin que me embarguen las acciones y me la quiten?

    Sólo sé que no estoy inhabilitado para ser gerente, pero no he conseguido tener claro mi situación respecto a las deudas restantes.

    Muchas gracias
    Javier

    • By Adolfo Martos, 29 marzo, 2016 at 12:07

      Estimado Javier.

      Gracias por tu comentario.

      En contestación a tus preguntas te informo que, lamentablemente, la conclusión del concurso de la persona física, aún siendo fortuito, no extingue las deudas que el concurso no haya podido pagar y, por tanto, serás responsable de ellas.

      En tu caso te recomiendo acudas al procedimiento de “segunda oportunidad” previsto en el artículo 178 Bis, para obtener la exoneración de ese pasivo que no pudiste cubrir con tu concurso de persona física. Este procedimiento consiste en, primero, intentar un acuerdo extrajudicial de pagos con tus acreedores que sea realista y, por tanto, te permita seguir viviendo y emprendiendo nuevas actividades económicas. Si los acreedores no son razonables y no es posible ese acuerdo, se iniciará un nuevo concurso cuya única finalidad es tramitar la exoneración provisional o definitiva de tu pasivo (los créditos públicos no se ven afectados). La provisional exigirá que cumplas con un plan de pagos a cinco años o, en caso de que no lo hayas podido cumplir, que al menos hayas destinado la mitad de tus beneficios a pagar a estos acreedores y no te hayas creado otros nuevos. Sólo así conseguirás el visto bueno del Juez a la exoneración definitiva de tus deudas.

      En estas entradas explico este procedimiento.

      http://www.gam-abogados.com/la-ley-de-segunda-oportunidad-otra-norma-electoralista-que-se-queda-a-medias/
      http://www.gam-abogados.com/ultimas-modificaciones-a-la-ley-de-segunda-oportunidad-art-178-bis-ley-concursal/

      Ahora soy bastante más optimista sobre las posibilidades que ofrece esta “segunda oportunidad”.

      Espero que te sirva de ayuda.

      Adolfo Martos

  4. By Carlos Cruz, 9 octubre, 2016 at 13:27

    Hola, gracias por tu artículo.

    Soy administrador único y accionista del 23 % de una sl ( sociedad A ). Los socios principales, a través de otras sociedades de las que son altos cargos, prestan dinero a la sociedad A con el fin de que comience su actividad y disponga de dinero.
    En caso de que la sociedad A no llegue a funcionar ¿ Que responsabilidad tengo como administrador ante los contratos de prestamos ? No avalo como persona física ni nada por el estilo. Firmo en nombre de la sociedad

    Gracias y un saludo

    • By Adolfo Martos, 17 octubre, 2016 at 13:21

      Estimado Carlos:

      La responsabilidad de los administradores sociales entra en juego única y exclusivamente cuando han cometido actos u omisiones que hayan perjudicado a la sociedad, a los socios o a cualquier tercero ajeno a la sociedad.

      En tu caso, según nos cuentas, la sociedad a la que representas y de la que eres socio, está recibiendo financiación por parte de otras sociedades relacionadas con otros socios de la misma y, este dinero, damos por hecho, está siendo dedicado a la puesta en marcha de la sociedad. Si tú como administrador, ejerces el cargo con responsabilidad y dedicas esos fondos a los fines para los que han sido prestados, no serás responsable de la imposibilidad de devolver ese dinero a los socios en un futuro porque la sociedad no haya tenido una buena marcha en el mercado ni alcanzado los fines para la que fue constituida.

      Ten en cuenta que las sociedades son negocios puestos en marcha y su éxito depende de muchos factores, no sólo de tener liquidez. Los administradores, por tanto, no responden del fracaso de las iniciativas empresariales, simplemente se les exige actuar con diligencia y cumplir con los deberes y obligaciones que marca la legislación. Tienen obligación de usar los medios a su alcance para conseguir el éxito empresarial pero no la obligación de obtener un buen resultado.

      Esto es en líneas generales, si necesitas mas información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Un saludo.

      Rafael Gutierrez del Alamo Cerrato.
      Socio.

  5. By Beatriz, 19 octubre, 2016 at 16:24

    Buenas tardes, quisiera comentar mi caso.

    En el año 2011, debido a la crisis, cesamos la S.L. donde mis padres, mi hermano y yo eramos los socios. En esa empresa, existe una hipoteca abusiva que, a día de hoy, aún continuamos pagando. A razón de ésto, la cuenta bancaria sigue abierta para poder cargar la cuota de la hipoteca. En esa cuenta nos cargan todos los meses liquidación de contrato, donde a veces nos la dejan en descubierto con en consecuente gasto de reclamación deudor. Quisiera hacerle dos preguntas:
    - Si dejáramos de pagar la hipoteca, ¿podría ir el banco contra las personas físicas de la empresa?
    - Sí continuamos pagando la hipoteca, ¿podríamos exigir al banco poder pagar la cuota de la misma por ventanilla para que nos ocasionara gastos extras?
    P.D.: la hipoteca es sobre una finca a nombre de la S.L.

    Muchas gracias.Un saludo

    • By Adolfo Martos, 24 octubre, 2016 at 16:11

      Estimada Beatriz:

      Aportas pocos datos para poder darte una respuesta correcta.

      El banco solo podrá ir contra las personas físicas de la empresa si en la escritura de por la que se constituyó el préstamo hipotecario comparecieron como garantes de la obligación de pago. Esto sería una garantía personal adicional a la garantía que supone el inmueble sobre el que recae la hipoteca. Si no figuran, solo responderá la finca.

      Respecto al pago de la cuota hipotecaria por ventanilla, en principio no debe haber problema. Cualquier medio de pago es válido en derecho siempre que sea en moneda de curso legal. Cuestión distinta es que en la escritura se estableciera una obligación de mantener abierta una cuenta en la entidad con los gastos de mantenimiento inherentes a ello.

      Para esto y para la anterior cuestión, deberíamos analizar la escritura de préstamo hipotecario.

      Quedamos a tu disposición para cualquier consulta o aclaración.

      Un saludo.

  6. By Maria, 2 noviembre, 2016 at 17:31

    tenia una s.l. en la que era administradora en el 2015 la cerre, porque no podia hacerle frente a los gastos y las deudas , estoy pagando deudas , pero me queda una deuda de un proveedor de 3000 euros, que me es imposibl, porque no tengo mas ingresos que 900 euros del sueldo de mi marido , ya que yo carezco de trabajo, ni ayudas ,en su dia le ofreci antes de cerrar que si le podia saldar la deuda con la mercancia que no habia vendido de su empresa y se nego, ahora me reclama con un escrito de un abogado y me dice que si no abono la deuda me la reclamara via judicial, yo no me niego a pagar , pero en este momento hasta que salde alguna deuda, y pueda emplear ese dinero en zanjar este asunto me es imposible, ¿que conseuencias me puede acarrear? puede el juzgado embargame el sueldo de mi marido?

    • By Adolfo Martos, 2 noviembre, 2016 at 21:06

      Buenas tardes:

      Nos gustaría saber que entiendes por cerrar la empresa. La única forma de cerrarla correctamente es a través de una disolución y liquidación de la misma o con un concurso de acreedores llegado hasta el final. Esto, a grandes rasgos, es vender los activos para pagar el pasivo.

      Como creemos que esto no se ha hecho, es posible que hayas incurrido en responsabilidad personal pero esto no es una fórmula exacta. Necesitamos saber fecha del negocio jurídico ( la compra de ese material a ese proveedor), fecha de las ultimas cuentas anuales presentadas. Copia de las mismas y si mantienes mas deudas con terceros, que tipo de deudas son y por qué importe.

      Tu marido, en principio no es responsable si estáis casados en régimen de separación de bienes pero, aun estando en gananciales, esto tampoco es una fórmula matemática. Hay que tener más datos. Cuéntanos más y te podremos ayudar.

      Un saludo.

  7. By Adolfo, 3 noviembre, 2016 at 16:08

    Buenas tardes,

    La empresa de la que soy administrador y que se presento en liquidacion( no liquidada todavia) hace dos años, acaba de perder un juicio contra un proveedor que reclamaba un importe de 22.000 eur por una materia prima la cual no se sirvio en su fecha. El juzgado despues de sentenciar en contra de mi empresa nos ha condenado a pagar las costas. Me gustaria saber que posibilidades hay de que se me embargen como administrador de la empresa cuentas, bienes o salarios pariculares para hacer frente a estas costas y/o el importe que este provedor reclama .Muchas gracias de antemano.

    • By Adolfo Martos, 24 noviembre, 2016 at 21:29

      Buenas tardes:

      El hecho de que la empresa esté en liquidación no tiene nada que ver con la responsabilidad personal del administrador/liquidador respecto de las deudas sobrevenidas de la misma.

      Cuando aprobasteis en Junta disolver y liquidar la sociedad, este proveedor estaría incluido en el pasivo corriente del balance. Si es así, es todo correcto. La sentencia ha salido desfavorable y la sociedad (únicamente la sociedad) ha de hacer frente al pago de las costas con los activos que vaya liquidando. En caso de que resulten finalmente insuficiente, sigue sin haber riesgo para su patrimonio personal. El liquidador debe hacer responsable a cada socio hasta el límite de la aportación que en su día hizo al capital social. Esto se trata de un pasivo sobrevenido y ni lo socios responden más allá del límite de su aportación ni el administrador es responsable personalmente.

      La responsabilidad del administrador se da, a grandes rasgos, cuando no ha sido diligente en el ejercicio de su cargo y ha perjudicado a la sociedad, socios o terceros.

      Un saludo,

  8. By Laia, 8 noviembre, 2016 at 13:24

    Buenos días, estoy buscando en internet respuestas relacionadas con la declaración en concurso de una sociedad y me he encontrado con esta pagina que me ha resultado muy interesante. Aún así me gustaría plantear una cuestión que no me queda suficientemente clara:

    Una sociedad , ha cometido una negligencia por la que debería responder en la cantidad de xxxxxx euros, además de deber otras cantidades con razón de su ejercicio profesional. Como no puede hacer frente a dichas cantidades se va a concurso. Quien debería responder por todas esas deudas?

    Gracias y enhorabuena por la página.

    Un saluso.

    • By Adolfo Martos, 8 noviembre, 2016 at 19:29

      Buenas tardes:

      La pregunta es algo abstracta y no nos permite darte una respuesta muy concreta.

      En líneas generales, una sociedad (no su administrador) es responsable de sus deudas, con independencia de que las deudas tengan su origen en una negligencia y se vea obligada a pagar una indemnización o en los actos propios de su actividad.

      Si carece de activo suficiente para pagar sus deudas y prevé que no podrá hacerlo acudiendo a refinanciaciones o reestructuraciones sociales, ha de presentar solicitud de concurso.

      La sociedad, durante el concurso, a través de su administrador concursal, irá ordenando las deudas, poniéndoles nombre y apellidos y estableciendo en su caso, el orden de preferencia para, en caso de poder, pagarlas durante el concurso durante sus distintas fases (fase común, fase de convenio o de liquidación), según se trate. Si la sociedad no tiene activo suficiente para pagar todas las deudas, este es el final del concurso y los acreedores no verán satisfecho sus créditos.

      Si tu preocupación es si el administrador de la sociedad ha de responder de esas deudas, la respuesta, a priori, es no. Únicamente habrá de responder en el caso de que, una vez finalizado el concurso, bien sea declarado culpable, bien algún acreedor inicie o continúe una acción ante el juzgado tendente a que se declare la responsabilidad del Administrador. Esto sólo se dará si se dan unos requisitos que, en el caso que nos ocupa, entendemos que es suficiente con resumirte en que ha de haber hecho las cosas mal e incumplido las obligaciones que le marca la ley. Si nos das más información, podremos decirte si el administrador esta incurso en alguna de las causas que la ley establece como suficientes para hacerlo responsable.

  9. By Francisco Muñoz, 24 noviembre, 2016 at 20:03

    Hola.
    Monte junto a un amigo una S.L., principalmente nos dedicamos a reparaciones informaticas.
    Por falta de trabajo y de ingresos nos vimos obligados a cerrar, no teniamos dinero y no pudimos dar de baja la sociedad, esta en stand by. Hace 3 años.
    Hoy he recibido carta de un despacho abogados en representacion de Emdesa pidiendome pago de 171 € con amenazas de presentar demanda al juzgado.
    En la actualidad no tengo trabajo ni ingresos ni minguna propiedad ni piso ni coche, nada
    Que me puede ocurrir??

    • By Adolfo Martos, 24 noviembre, 2016 at 21:03

      Buenas tardes:

      Las sociedades no pueden dejarse inactivas sin cumplir unos requisitos legales. Pueden estar inactivas y dadas de baja fiscalmente respecto a la actividad, pueden cerrarse centros de trabajos previa comunicación a la autoridad laboral etc…pero, aun así, persisten algunas obligaciones fiscales como la liquidación anual del impuesto de sociedades y de otro tipo como la de formular, aprobar e inscribir, cuentas anuales entre otras.

      Dejarlas en “stand by” no es solución.

      Si la deuda con Endesa existe, su obligación es pagarla. Si no lo hace, esta compañía tiene la facultad de proceder contra la sociedad. Solo procedería contra usted excepcionalmente en caso de que se dieran los requisitos para considerarle responsable como administrador de la sociedad y previa sustanciación de un procedimiento judicial. Esta posibilidad, dada la poca entidad de la deuda es poco probable.

      Si tiene alguna duda no dude en contactar con nosotros.

  10. By Yun Huan, 8 diciembre, 2016 at 22:09

    Buenas, la SL que administraba entro en concurso, y una vez abierta la pieza sexta tanto el administrador concursal como fiscalia han declarado el concurso como fortuito, todas las cuentas estaban depositadas, toda la contabilidad en orden etc etc, pero el concurso concluira con deficit concursal, es común que una vez concluya el concurso, los acreedores emprendan acciones judiciales contra los administradores cuando el concurso es fortuito? Y hasta que punto pueden contradecir ellos los informes concursales
    En un juicio de un trabajador despedido en 2014, este presento unas notas de entrega por mercancias con valor de 3.000€ alegando que la empresa vendia en contabilidad B, y el juez a pesar de declarar el despido como objetivo y no darle la razón, dijo que quedaba probado que esos albaranes estaban en B, El administrador concursal en su informe deja claro que la empresa no llevaba comtabilidad paralela, podrian usar este argumento y seria suficiente para condenarme a pagar el deficit?
    Gracias de antemano

    • By Adolfo Martos, 12 diciembre, 2016 at 14:02

      Buenos días:

      La calificación del concurso como fortuito no impide a los acreedores de la sociedad iniciar acciones contra el administrador social.

      Los criterios a valorar para concluir o no si el administrador fue responsable de un daño causado a un socio, a un tercero o a la propia sociedad son diferentes a los que se tienen en cuenta para concluir si el concurso es fortuito o culpable.

      El argumento sobre la contabilidad B podrá ser usado por este empleado y solo será efectivo si por el hecho de existir contabilidad B se ha causado un daño reparable y, en consecuencia, en unión de otros requisitos, se puede declarar la responsabilidad del administrador.

      No olvidemos que este argumento permite prueba en contrario y, por tanto, desacreditar y desmontar la tesis del trabajador. Una prueba valida y en contra de la existencia de esa contabilidad es el informe del administrador concursar que ha tenido más y mejor acceso a la sociedad que el Juez que mencionó ese aspecto en la sentencia dictada.

      Si necesita más información, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

      Un saludo.

  11. By Jorge, 10 diciembre, 2016 at 20:07

    Bnas tardes.
    Monte una s.l en 2006 para la comercialización y distribución de productos de alimentación.
    Debido a la crisis en 2012 tuve que cerrar, pude liquidar a s.social, trabajadores y proveedores, salvo uno, el q me alentó a seguir en el negocio a pesar de las perdidas. En marzo de 2012 cerré por completo y negocie una forma de pago. Semanalmente pasaba el comercial y le hacía entrega de dinero.
    La deuda era de 69000 € ,hasta julio de 2016 había saldado la cantidad de 49000 €. Mi sorpresa es q a través de mi gestor me comenta como estoy haciendo los pagos y le informó q semanalmente y en efectivo sin ningún recibo ni apunte, salvo la libreta del comercial y la mía.
    AL ponerme en aviso mi gestor solicitó a esta empresa un resumen general de entregas y fotocopia de la libreta de entregas para cotejar datos a lo q esta empresa se niega desde julio.
    Desde julio no le hago entregas y empiezo a recibir amenazas telefónicas y de visitas amenazantes. Con fecha de final de noviembre me mandan una carta ofreciéndole un reconocimiento de deuda de 59000 € y el pago de 24 letras mensuales a 2500 € algo imposible para mi actual economía o ejecutan acto judicial.
    La empresa esta está en stand bye según mi asesor la al estar liquidando al unico proveedor y estar saldado deuda era lo más viable, mi idea era y es seguir pagando en mis posibilidades. Que me recomienda ante esta injusta situación.. ..

    • By Adolfo Martos, 12 diciembre, 2016 at 14:06

      Buenas tardes:

      Efectivamente el medio de pago no ha sido el adecuado. Un mínimo control recogiendo la firma del comercial y los importes semanales habría sido suficiente.

      En las circunstancias actuales, nuestro consejo es que requiera al órgano de administración de la sociedad acreedora con el fin de que reconozca los pagos hechos hasta la fecha al comercial, identificándolo con nombre y apellido, bajo advertencia, incluso, de iniciar acciones legales tanto penales como civiles.

      Respecto al reconocimiento de deuda que le proponen, debe contestar formal y fehacientemente negando parte de la deuda y haciendo saber los pagos y las fechas en las que se han realizado.

      Si esta empresa termina iniciando acciones legales contra la suya, tendrán que alegar el pago parcial y acreditarlo con los múltiples medios de prueba que nos permite nuestro sistema y, con independencia de lo anterior, argumentar que están en liquidación. Es difícil, en la practica, que inicien acciones legales contra su empresa teniendo constancia de que están en liquidación.

      Si necesita más aclaraciones, no dude en escribirnos.

      Un saludo.

  12. By MARIA JOSE DELICADO MARTINEZ, 14 diciembre, 2016 at 13:33

    Hola, buenos días:
    Querría hacerle una consulta. Mi marido y yo somos socios de una S.L., mi marido es administrador solidario junto con otro socio y tanto su mujer como yo, hemos firmado como avalistas en todos los préstamos que tiene la empresa.

    Ahora este socio quiere dejar la sociedad.Y han llegado al acuerdo, por el cual mi marido se queda con su parte de la sociedad, y lo liberaría de todas las deudas que el ha firmado como avalista para la empresa. Esto conlleva asumir una cantidad de deudas tremenda. Y para poder llevar esto acabo tendríamos que renegociar con el banco todos los préstamos e hipotecas que la empresa tiene.

    El socio de mi marido, no quiere saber nada del tema, ha dejado de ir a trabajar, sin haber firmado aún nada, pero sigue disponiendo del dinero de la empresa. Y mi marido que no quiere bajo ningún concepto ir a malas con él, se lo está consintiendo.

    Mi pregunta es, ¿puede este señor, ponernos contra las cuerdas como lo está haciendo?. Yo creo que lo correcto sería liquidar la empresa, pero mi marido no quiere bajo ningún concepto. El dice que la única solución es la que esta tomando, pero claro, falta que esto nos lo concediera el banco. Si esta operación no saliese, que otra posibilidad habría que no fuese liquidar la empresa a la que mi marido aún le ve alguna posibilidad. Y otra pregunta, si nada de todo esto saliese bien, ¿cree que llegado el caso de tener que presentar un concurso de acreedores, mi marido podría salir mal parado por haber querido intentar sacar la empresa adelante?.

    Nosotros solo tenemos como propiedad una vivienda con hipoteca y una finca la cual también la hipotecamos hace unos años para aportar dinero en la empresa. Podríamos poner al nombre de mis hijos esa vivienda, para que no se viese afectada en ningún caso, o podría ser considerado que hemos actuado con dolo llegado el momento.

    Muchas gracias

    Un saludo

    • By Adolfo Martos, 23 enero, 2017 at 10:49

      Buenas tardes:

      La sociedad presenta un escenario complicado.

      En primer lugar, el acuerdo al que han llegado los dos socios no es muy viable porque, casi con seguridad, el banco no cederá y perderá (sustituirá) avalistas. No sacará garantías de estos préstamos a no ser que sean constituidas otras mejores que las ya existentes.

      La sociedad está en una situación delicada. Damos por hecho que está en pérdidas y que la situación viene ya de hace un tiempo. Cuando una sociedad está en esa situación debe disolverse y liquidarse en un tiempo y una forma determinada (tendrían que tener activo suficiente para pagar a todos los acreedores) o, en caso de no tener, debe presentar concurso de acreedores.

      Lo anterior es al margen de otras soluciones que la ley nos permite para fortalecer a la sociedad mediante aumento de capital de forma tal que su situación cambie y deje de estar en pérdidas para volver a funcionar.

      Lo que me plantea, por los datos que me ha dado, es complicado. Si van a concurso se enjuiciará la responsabilidad de los administradores (siempre que no consigan aprobar un convenio en unas condiciones determinadas). La declaración de concurso culpable y, por tanto, la condena de los administradores a pagar con su propio patrimonio el déficit que el Concurso no haya podido cubrir, dependerá de si la conducta de los administradores ha sido negligente y si ello ha causado la situación de insolvencia o la ha agravado. Por lo que me cuenta, parece que hay motivos para temer una declaración de culpabilidad, no obstante hay que verlo con detenimiento para darle una opinión más fundada.

      Si necesita más información, no dude en contactar con nosotros.

  13. By David Garcia Jimenez, 15 diciembre, 2016 at 8:48

    Buenos días Don Adolfo, le expongo mi caso a ver si puede darme su opinión ,..
    Un juzgado a rescindido un contrato de compraventa de un piso que yo pagué por adelantado , por tanto la Promotora debe abonarme el dinero del piso , bien , pues resulta que la Promotora está en Liquidación desde hace dos años , el banco que le concedió la financiación para construir, está en proceso de ejecución de los pisos no vendidos ( en los juzgados desde hace dos años ,aún no resuelto ) , en definitiva , la Promotora es insolvente , debiendo mucho dinero , desde hace dos años aproximadamente , al banco y por supuesto , ahora también a mi ,..
    Está en liquidación , pero no ha solicitado concurso voluntario ,no se si será pq al tener como único acreedor al banco ,… no ha podido hacerlo ,..
    También indicarle que la rescisión del contrato viene pq habiendo pagado el piso por adelantado , la Promotora lo hipotecó ( ilegalmente ) y ahora no puede levantar esa hipoteca , que de hecho , como le indico , está en proceso de ejecución ,..
    En fin , que no se que posibilidades ve para que yo pueda recuperar mi dinero ,..

    • By Adolfo Martos, 7 marzo, 2017 at 10:52

      Estimado Sr Garcia:

      Efectivamente, la mayoría de la doctrina y Tribunales de lo Mercantil no aceptan el concurso cuando hay un solo acreedor. Como en su caso hay dos ahora, usted podrá pedir el concurso necesario de la promotora. Ahora bien, la pugna entre su crédito y el del banco no le saldrá favorable por la especial protección que tiene el crédito hipotecario, por lo que es probable que el concurso no le sirva para cobrar sino para gastar más. Si hubiera actos que pudieran rescindirse en el concurso y que dieran algo de liquidez, cosa difícil de calibrar ahora, puede de si le mereciera la pena.

      Otra vía es analizar la responsabilidad del banco que financió la promoción por su incumplimiento de debe de vigilancia de las cantidades entregadas por los compradores a cuenta del precio antes o durante su construcción o la responsabilidad del administrador de la promotora, lo que exige un estudio completo de los antecedentes del caso.

      En cualquier caso, le recomiendo que informe de la existencia de su crédito al liquidador societario y que esté vigilante.

      Un saludo,

  14. By Maite, 29 diciembre, 2016 at 23:13

    Me ha llegado hoy 29/12/2016 un embargo de una multa de fecha 15/03/2015 (de la que yo no tenia conocimiento ya que los avisos llegaban a la direccion del bar) por actividad sin licencia de rte. La razon social era una sl de la que era adminstradora. El bar cerro el 15/3/2015 ya que tenia que hacer las obras (las cuales tenian un plazo maximo de realizacion hasta el 30/12/2014) para la adecuacion de actividad de rte. Y no disponia de capital para llevarlas a cabo. La sl esta inactiva pero no disuelta, no esta dada de baja en elregistro mercantil. Y tampoco en hacienda. Tengo una cuenta a nombre de la sociedad, en la que no opero, donde me ha llegado el embargo y por ello me he enterado del mismo. La pregunta es: una vez cerrado el bar y la sl inactiva, debo hacer frente a esta multa? Como persona fisica, soy responsable? Agradezco su atencion

    • By Adolfo Martos, 3 enero, 2017 at 13:54

      Buenas tardes:

      La situación de inactividad de la sociedad no implica que la misma no deba seguir con sus obligaciones de todo tipo.

      Las sociedades se cierran por los cauces adecuados, disolviéndolas y liquidadoras o presentando solicitud de concurso.

      Estamos hablando de una multa que, posiblemente, tras el estudio de la misma, este prescrita. Si no lo está, usted podría ser responsable del pago de la misma vía responsabilidad del administrador. Todo esto es más complejo de lo que parece y estaremos encantados de atenderles personalmente.

      Un saludo y Feliz Año.

  15. By Carmen Escudero, 15 enero, 2017 at 20:48

    Buenas tardes,
    En 2012 contraté una instalación solar térmica con una empresa alemana.
    El instalador autorizado de la empresa, que no tenía la autorización de Industria que exige el RITE y estaba realizando instalaciones ilegalmente, cometió una serie de errores en el diseño de la instalación que ocasionaban paradas y bloqueos de la instalación. Como no sabía solucionarlos dejó la instalación a medias y desapareció. No contestaba a mis llamadas ni a mis correos electrónicos.
    En 2013 la instalación tuvo graves avería causadas por los errores del instalador y dejó de funcionar. Reclamé a la empresa alemana en abril de 2015 a través de la OCU. Enviaron correos electrónicos que no contestaron. Enviaron la documentación por correo certificado y respondieron solicitando el envío de los informes periciales en inglés. Se los enviamos en julio pero ya no contestaron.
    En Octubre de 2016 el Centro del Consumidor Europeo alemán les ha enviado mi reclamación con los informes periciales y han contestado diciendo que el 30 de octubre de 2015 se declararon insolventes. Un grupo inversor americano compró la compañía que continúa con el mismo objeto social, el mismo producto, los mismos instaladores en cada país europeo y los mismos administradores y directores generales que antes de la declaración de insolvencia. Tengo las cláusulas contractuales de julio de 2015, antes de la liquidación de la empresa y las actuales con los compromisos con sus clientes y son idénticas. Es el mismo documento con diferente fecha. Conservan el mismo nombre pero ha cambiado el número de identificación fiscal y el nº de registro en el registro mercantil. En varios artículos y entrevistas publicadas en internet declaran que la nueva empresa se compromete a respetar los contratos válidos anteriores y los periodos de garantía no finalizados. Pero en mi caso, la empresa alemana se acoge a dicha declaración de insolvencia para no hacerse cargo del incumplimiento del contrato por la falta de la puesta en marcha y entrega de la instalación.
    ¿Qué puedo hacer? La empresa sólo ha cambiado de accionistas. ¿Está en su derecho de desentenderse de mi instalación y dejarla sin terminar? Me aconseja que contacte con otro de sus instaladores para que la termine pero abonando yo todos los gastos de la reparación y puesta en marcha. La OCU me dice que es otra empresa y que ya no puedo reclamarles mis derechos como consumidora. ¿Es cierto?
    Muchas gracias por su tiempo y por su ayuda.
    Carmen Escudero

    • By Adolfo Martos, 23 enero, 2017 at 10:56

      Estimada Carmen:

      Me surge una duda. ¿La instalación la llegaron a terminar o la dejaron a medias como nos comenta?

      Si fue así, ¿quien la puso en funcionamiento antes del 2013, fecha en la que según nos cuenta se paralizó?

      Una vez aclarado esto, mi consejo es que encargue a una empresa del sector:

      1.- Un informe sobre la avería y los defectos que comentó la empresa que realizó la instalación.
      2.- La reparación de la instalación.

      Con ese informe y con la factura de reparación, no le queda más remedio que acudir a los tribunales y proceder contra la empresa Alemana que, según nos indica, se ha responsabilizado públicamente de los contratos por instalaciones anteriores y cuya garantía este en vigor. La competencia puede ser la que marque su domicilio, de esta forma, juzgarán los tribunales españoles.

      Compruebe, por prudencia, que su instalación está en garantía. No obstante, pese a que merece un examen mas detallado, puede que con sus comunicaciones, hayan interrumpido el periodo de prescripción y eso le beneficie.

      Para cualquier aclaración, no dude en llamarnos.

      Un saludo.

  16. By Julio, 1 marzo, 2017 at 3:10

    Buenas noches, tengo una pregunta mi SL ya ha sido declarada en fase de liquidacion, nombrando al administrador concursal el liquidador, bien desde el mes de agosto del pasado año de buenas a primeras este señor irrumpio en la sede principal de la SL y de muy malas formas me expulso de las mismas sin mayor explicacion, cambio las cerraduras de mi despacho que es sede de diversas SL dado que como autonomo es mi despacho profesional, acto seguido lleva al juez concursal una oferta de 3,5 millones de un comprador para las instalaciones valoradas en mas de 10, hoy me enterado que no se ha llegado a pagar ni esa oferta el total que se ha pagado por las instalaciones es de 2,5 millones, estamos hablando de la misma empresa que oferto la cantidad anterior y fue aprobada por el juez, de una deuda que tiene mi SL de 6 millones(bancos, seguridad social, etc) es legal o correcta la actuacion de este señor dado que al “regalar” la propiedad de esa manera el total de deudas que queda es de 3,5 millones y la SL carece de mas activos ademas desde un primer momento se han desestimado varias ofertas por la accion de este señor que parecia empecinado en vender a su comprador. Es un tema que me preocupa dado que probablemente se declare la quiebra de la SL al no tener mas activos y ataquen mi patrimonio cosa que no veo logica pues la empresa tenia activo suficiente para pagar sus deudas, siempre y cuando no se hubiera acotado a la oferta mas a la baja hecha. Saludos

    • By Adolfo Martos, 1 marzo, 2017 at 12:47

      Buenos días Julio:

      Una vez leída su exposición, para poder valorar si la actuación de la Administración Concursal ha sido incorrecta, tendríamos que examinar el plan de liquidación que debió ser aprobado en su día, conocer si la venta se ha llevado a cabo siguiendo dicho plan, si hubo impugnaciones de acreedores o, incluso, por su parte como concursada afectada, por la escasa o incorrecta valoración o formas de liquidar.

      Es mucha información que sólo podremos conocer a través de una personación formal en los autos del concurso.

      Quedamos a la espera de su opinión.

      Un saludo.

      • By Julio, 1 marzo, 2017 at 19:05

        Agradezco la rapidez de la respuesta, desgraciadamente lo que esta sucediendo es un calvario dado que desconozco cualquier actuacion llevada acabo desde agosto porque no se me quiere facilitar ningun tipo de información y cualquier intento de averiguar el estado de la liquidacion es detenido con un “este asunto ya no es cosa tuya” por parte del administrador concursal, por eso queria saber a traves de mi pregunta si la forma de proceder de esta persona es normal en este tipo de procedimientos dado que sus actuaciones me perjudican enormemente asi como el riesgo de que en un futuro no muy lejano se me llame a cubrir responsabilidades dado los abusos por parte de esta persona a la hora de vender el patrimonio de la empresa, pensaba que los concursos de acredores se solicitaban para intentar parar la sangria de deudas y pagar con los activos existentes las deudas contraidas, pero desde mi perspectiva creo que se ha prostituido esa logica mia y se ha sustituido por un beneficio neto para los administradores concursales dejando al deudor en tierra de nadie y viendo su patrimonio malvendido a pesetas sin cubrir las deudas, porque no es posible que un plan de liquidacion prevea dejar tanta deuda de acredores sin cubrir sabiendo que el valor del activo inmobiliario es superior, para eso hubiera preferido que se subastara en subasta publica en el juzgado y asi al menos habrian tenido oportunidad cualquiera y las ofertas hubieran sido superiore. Aun asi agradezco su interes y lo tendre en cuenta de cara a un futuro proceso por esta causa.
        Saludos

  17. By Diego Martín, 5 marzo, 2017 at 22:00

    Buenas tardes tengo una consulta.
    Tengo una SL y tengo unas lineas de importación algunas avaladas por mi personalmente no por propiedades mías, si en el caso que la empresa no funcionara y presentase concurso de acreedores voluntario el banco podría ir contra mis propiedades y por otras acciones de otras empresas que tengo. Muchas Gracias

    Un Saludo
    Diego Martín

    • By Adolfo Martos, 6 marzo, 2017 at 14:02

      Buenas tardes:

      La respuesta es sí.

      El banco puede ejecutar las garantías prestadas por terceros ajenos a la sociedad. En este caso usted sería un tercero ajeno y respondería con sus bienes ante el Banco.

      Después, durante el concurso, usted podría repetir contra su empresa para cobrar lo que haya pagado en nombre de la misma. Esto último tiene matices por su especial relación con la empresa concursada, es decir, el crédito a su favor tendría una determinada calificación teniendo en cuenta su la relación existente entre la concursada y usted. Esta calificación afectaría a las posibilidades reales de cobro de dichos importes.

      Para más información no dude en contactar con nosotros.

      Un saludo.

  18. By José L. López, 21 marzo, 2017 at 1:10

    Ante todo enhorabuena por el artículo sobre la responsabilidad de los administradores, muy desconocida en nuestra sociedad por lo que se puede observar. Yendo al caso que me afecta, mi comunidad de propietarios ha obtenido sentencia favorable frente a la S.L. promotora, por vender todas las viviendas y desaparecer sin poner el ascensor en funcionamiento. Hemos presentado demanda de ejecución y nada, no hay patrimonio aparentemente. Ya estamos desesperados. Nuestra duda es qué hacer ahora, si no conseguimos que haga la obra que falta y no hay patrimonio que embargarle. Sabemos que no ha presentado las cuentas de la S.L. de los últimos años. Vamos, que tenemos una impotencia tremenda, después de ganar el pleito no nos ha valido de nada. ¿Qué más podemos hacer? ¿Cómo podemos actuar para ir contra el patrimonio personal de los dos administradores que aparecen en el Registro Mercantil?. Muchas gracias por adelantado.

    • By Adolfo Martos, 31 marzo, 2017 at 11:21

      Estimado José Luis,

      La responsabilidad del administrador por obligaciones contraídas por la sociedad puede ser ejercitada por dos vías:

      a) La derivada de la responsabilidad objetiva por haber operado con una sociedad incursa en causa de disolución, lo que se da, entre otros supuestos, cuando las pérdidas de la sociedad han dejado reducido el patrimonio neto a menos de la mitad del capital social. Esto es posible verlo en las cuentas anuales del ejercicio previo a aquél en que la promotora contrajo la obligación, que deberían estar publicadas en el Registro Mercantil. Si ya tenía reducido el patrimonio neto a menos de la mitad del capital social, el administrador, por el hecho de no haber actuado entonces con la diligencia que se le exigía (bien buscando solvencia, bien convocando junta para acordar disolución o concurso), permitiendo que la sociedad siguiera operando en el tráfico jurídico, puede ser declarado responsable de la obligación social contraída con la Comunidad, sin necesidad de justificar la culpa subjetiva del administrador, es decir que el incumplimiento de esa obligación por la promotora es consecuencia directa de su conducta negligente como administrador. Esta responsabilidad es a título propio, es decir, responde con su propio patrimonio. Es fundamental que la causa de disolución sea anterior a la fecha en que se contrajo la obligación. Dice la ley que se presume que es así, a menos que el administrador acredite lo contrario. Si no hay cuentas anuales publicadas y si la sociedad ha desaparecido dejando deudas con terceros, parece viable. No obstante, también podría acudirse por esta otra vía que expongo a continuación.

      b) De forma excepcional, los administradores también pueden ser condenados a responder con su propio patrimonio de las obligaciones contraídas por la sociedad cuando se acredita (1) que han actuado negligentemente como administradores. es decir, incumpliendo los deberes que le impone la ley y (2) que dicho actuar negligente es la causa directa de que la comunidad no haya podido ver la obra finalizada o, dicho de otra forma, si la empresa no hubiera desaparecido habría podido terminar esa obra. No es fácil acreditar la relación de causalidad. Aquí la comunidad tiene a su favor que la carga de la prueba podría desplazarse al administrador por su mayor facilidad probatoria.

      En cualquier caso, es recomendable analizar la solvencia del administrador antes de iniciar cualquier acción.

      Habría que ver las circunstancias del caso para analizar bien la viabilidad, lo que se excede del ámbito de esta consulta, para lo que quedo a su disposición si lo necesita.

  19. By Eustaquio, 28 marzo, 2017 at 12:32

    Hola,
    Estoy en un concurso y lo han declarado fortuito,
    Puede la seguridad social o Hacienda derivar responsabilidades sobre mi que era el administrador y embargar mis bienes?

    Gracias de antemano.

    • By Rafael, 5 abril, 2017 at 17:01

      Estimado Eustaquio:

      Cuando el concurso de acreedores se califica como fortuito, el empresario no responde de las deudas de la sociedad con su patrimonio personal. La calificación del concurso es un trámite que tiene lugar dentro del procedimiento concursal y que termina con una declaración judicial determinando si el concurso ha sido culpable o fortuito, es decir, si los gestores de la empresa han tenido alguna responsabilidad directa en las causas que la han llevado a la insolvencia o no y si, por ello, en caso de culpabilidad, responden con su patrimonio.

      Quedamos a su disposición. Un saludo.

  20. By Sabrina, 28 marzo, 2017 at 13:07

    Buenas,

    Mi pregunta es la siguiente, tengo un amigo que monto una sociedad (S.L) y tras un largo proceso de concurso, se liquido la sociedad, ahora el juez dicto mediante sentencia el pago de unas dedudas a mi amigo, el es incapaz de hacer frente a los pagos derivados de esta sentencia, la suma de dinero es exagerada y por ninguna vía puede pagar. ¿que puede hacer?

    Saludos.

    • By Rafael, 5 abril, 2017 at 17:10

      Buenas tardes:

      De su consulta deducimos que el concurso acabó con la calificación de culpable. Solo así puede considerarse a al administrador responsable de las deudas de la sociedad.

      No obstante lo anterior, esta sentencia no es suficiente para entender que su amigo está “condenado” a pagar esas deudas.

      Para considerarlo así, es necesario que los acreedores que no han cobrado sus créditos, presenten una demanda contra él y, después de un proceso judicial con todas las garantías, se dicte sentencia condenándole.

      Si es éste su caso y, además, su amigo es insolvente, los acreedores verán frustradas sus expectativas de cobro por imposibilidad. Si su amigo tienen bienes o derechos embargables, se le embargarán hasta el límite establecido en la ley.

      Con independencia de lo anterior y con carácter excepcional, el artc 172 bis de la Ley concursal, sobre la responsabilidad concursal establece que…

      1. Cuando la sección de calificación hubiera sido formada o reabierta como consecuencia de la apertura de la fase de liquidación, el juez podrá condenar a todos o a algunos de los administradores, liquidadores, de derecho o de hecho, o apoderados generales, de la persona jurídica concursada, así como los socios que se hayan negado sin causa razonable a la capitalización de créditos o una emisión de valores o instrumentos convertibles en los términos previstos en el número 4.º del artículo 165, que hubieran sido declarados personas afectadas por la calificación a la cobertura, total o parcial, del déficit, en la medida que la conducta que ha determinado la calificación culpable haya generado o agravado la insolvencia.

      Si es este su caso, habría que estudiarlo con mas detalle con el fin de aclararle sus dudas.

      Para más información, quedamos a su disposición

  21. By Esteban Fernandez, 12 abril, 2017 at 19:10

    Tengo esta duda sobre la prescripcion de un apoderado.
    Yo dirigí una empresa entre diciembre del 2000 y mayo 2001. De la que me fui por su nefasta situacion economica en que la encontré. No habiendo firmado ningun tipo de credito en esa época con ninguna entidad bancaria por lo que sigue.
    En este año 2017 me encuentro, con que una empresa de cobros morosos me llama aduciendo una deuda de la sociedad donde trabajé esos 6 meses y que se liquidó de forma ordenada unos meses mas tarde.
    La pregunta es. Pueden exigirne algun tipo de responsabilidad sobre la hipotetica deuda a las fechas actuales?. Muchas gracias por su labor de asesoramiento y ayuda.

    • By Rafael, 17 abril, 2017 at 11:03

      Estimado Esteban:

      Nos comentas que la empresa esta liquidada, ¿correcto?, si es así, esta deuda tuvo que ser tenida en cuenta por el liquidador. No se trata de una “deuda sobrevenida” pues nos comentas que corresponde a aquel periodo y, por tanto, estaba, o deba estar, contabilizada a todos los efectos.

      De tu consulta también deducimos que ocupaste un cargo de directivo pero no nos aclaras si fuiste apoderado de la sociedad ni si tuviste intervención en el negocio jurídico del que dimana la deuda que ahora te reclaman.

      Aunque en principio podríamos aventurarnos a decirte que no tienes responsabilidad, es mejor que nos contestes a estas cuestiones y, con eso, te daremos una respuesta más fundada.

      1.- ¿Llegaste a ser apoderado de la sociedad? En caso de respuesta afirmativa, damos por hecho que el poder estaba inscrito.

      2.- ¿Tuviste intervención en el negocio jurídico del que dimana la deuda?.

      3.- ¿La empresa fue liquidada?

      4.- ¿La deuda estaba correctamente contabilizada?

      Quedamos a la espera de tus noticias

      Un saludo.

  22. By MIGUEL, 8 mayo, 2017 at 15:45

    Buenas tardes:
    Soy administrador y único socio de una SL. Por una sentencia judicial de un juzgado de lo social, las distintas cuentas bancarias, con las que operaba la sociedad han ido recibiendo escritos del juzgad ordenando el embargo a futuro de todos los ingresos. A partir de ese momento, los bancos proceden a bloquear la cuenta para que no realice más operaciones. Tuve que aperturar en 2015 una cuenta a nombre propio para poder realizar transferencias y vender por TPV ya que no podía estar bloqueado. Acabo de recibir un requerimiento de Hacienda donde me indican que el banco ha comunicado unas ventas a mi nombre en 2015 por 89.000 euros. Todas esas ventas están contabilizadas en la sociedad que es quien las ha efectuado realmente, aunque haya sido a través de una cuenta personal. Mi pregunta es: ¿He cometido alguna ilegalidad?.
    Gracias por su respuesta

    • By Rafael, 9 mayo, 2017 at 11:23

      Buenas tardes Miguel:

      Gracias por consultarnos.

      A todas luces lo que has hecho es irregular y puede traer consecuencias. Es lógico que hayas intentado salvar la sociedad no paralizando la actividad y buscando una alternativa para poder vender, pero ten en cuenta que pesaba una orden de embargo sobre las ganancias que pudieras percibir y, de alguna forma, has impedido y obstaculizado a tu acreedor esa labor.

      En tu consulta no nos aclaras quien es el acreedor, parece que Hacienda te ha comunicado la información que le ha facilitado tu banco pero, ¿quién es el acreedor que instó el embargo de las ganancias a raíz de una sentencia del Juzgado de lo Social?.

      Las consecuencias no pueden fijarse en este momento porque nos faltan elementos de juicio. Desconocemos si te has convertido en insolvente y lo has hecho de forma punible, es decir, si tu acreedor verá frustrado su expectativa de cobro por culpa de tu proceder.

      Si te parece, puedes facilitarnos esa información y continuamos analizando el tema.

      Un saludo, quedamos a tu disposición.

      • By MIGUEL, 9 mayo, 2017 at 13:39

        En este caso mi principal duda es si yo como administrador puedo tener una cuenta a nombre personal, cuyos datos se contabilizan todos en la contabilidad de la sociedad en una subcuenta más de Tesorería, de donde se hacen pagos a proveedores y los ingresos principales en esta cuenta son los provenientes de ventas con tarjeta, ya que para poder vender con tarjeta, necesito tener una cuenta bancaria y como le digo, los propios bancos, cuando han recibido el mandato judicial deciden bloquear la cuenta totalmente, para quitarse problemas. El requerimiento recibido me pide información de estas ventas con tarjeta que salen a mi nombre, aunque como le digo puedo demostrar que las facturas las emite la sociedad y están contabilizadas como ventas de la sociedad, así como se pueden cotejar los ingresos diarios de ventas con tarjeta, con la subcuenta en la contabilidad de la sociedad de dichos ingresos también contabilizados en la sociedad. Es decir, en definitiva lo hice por poder permitir a los clientes pagar con tarjeta, porque por lo demás los pagos a proveedores los hago en efectivo.
        Gracias por su respuesta.

  23. By Julio, 19 junio, 2018 at 8:02

    Buenos días, estoy en concurso y tengo que renovar la tarjeta de transporte, estoy al corriente de pagos en hacienda y seguridad social, estar en concurso es causa para que me denieguen la renovacion de la tarjeta de transporte. Espero me ayuden con su respuesta. Saludos

    • By Adolfo Martos, 26 junio, 2018 at 14:15

      Estimado Julio:

      Eso mismo me pasó como administrador de una empresa en concurso y la solución que le dimos fue pedir un certificado desdoblado: por un lado la AEAT certificó las deudas generadas hasta la fecha de concurso y, por otro, las generadas con posterioridad. Si estas últimas estaban a cero, la Administración nos renovaba la tarjeta de transporte.

      Adolfo Martos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *