El Abogado General del TJUE, en contra de la retroactividad de la nulidad de las clausulas suelo.


Miles de consumidores españoles y muchos tribunales esperan la decisión de adopte el TJUE sobre la cuestión prejudicial planteada en su día por el Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Granada y la Audiencia Provincial de Alicante sobre si la limitación de los efectos de la declaración de nulidad a partir de la fecha en que se dictó la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013 es compatible con la Directiva comunitaria sobre cláusulas abusivas.

De lo que resuelva el Tribunal dependerá que los Juzgados obliguen a los bancos a devolver lo cobrado indebidamente con carácter retroactivo, sin limitación alguna de tiempo, o que sólo sea desde el 9 de mayo de 2013.

La opinión del Abogado General.

Contrariamente a lo que esperábamos, los consumidores están ahora más cerca de perder en esta batalla legal.

El pasado 13 de julio de 2016 se hizo pública la opinión del Abogado General Paolo Mengozzi, en la que propone al TJUE que avale la limitación de los efectos retroactivos de la nulidad de las cláusulas suelo por considerarla compatible con la Directiva comunitaria relativa a la protección del consumidor frente a cláusulas abusivas. La opinión el Abogado General no es vinculante pero lo cierto es que el TJUE suele aceptarla casi siempre.

Entiende Paolo Mengozzi que la Directiva no exige a los Estados miembros que establezcan la nulidad retroactiva de las cláusulas suelo, ni dice cómo tienen los tribunales nacionales que limitar los efectos de las resoluciones por las que se califica como abusiva una cláusula contractual

Entiende Paolo Mengozzi que la Directiva no exige a los Estados miembros que establezcan la nulidad retroactiva de las cláusulas suelo, ni dice cómo tienen los tribunales nacionales que limitar los efectos de las resoluciones por las que se califica como abusiva una cláusula contractual, sino que corresponde al ordenamiento jurídico interno precisar esas condiciones, siempre desde el respeto de los principios de equivalencia y de efectividad del Derecho de la Unión, principios que entiende respetados en el presente caso. Reconoce el Abogado General que las repercusiones macroeconómicas que se derivarían para España si se estimara el efecto retroactivo pueden “justificar, a título de excepción, la limitación en el tiempo de los efectos de la nulidad de una cláusula abusiva, sin que se rompa el equilibrio en la relación existente entre el consumidor y el profesional”.

Nuestra crítica.

Si el TJUE acoge la propuesta del Abogado General las entidades bancarias sólo tendrían que devolver a sus clientes el dinero cobrado de más por aplicación de dichas cláusulas desde el 9 de mayo de 2013 en adelante, según ha determinado el Tribunal Supremo.

No existe precedente jurisprudencial que determine que una cláusula abusiva sólo debe anularse en parte, pero así ha sido cuando ha afectado a la banca.

Esta opinión es contraria a la de la Comisión Europea, que aboga por la devolución de la totalidad de las cantidades, así como contraria a la interpretación que siempre ha hecho el Tribunal Supremo del concepto jurídico de nulidad, cambiando el criterio exclusivamente para este caso particular. No existe precedente jurisprudencial que determine que una cláusula abusiva sólo debe anularse en parte, pero así ha sido cuando ha afectado a la banca.

Profundizando en la cuestión macroeconómica, el argumento del Tribunal Supremo y del Abogado General es confuso. Si el banco y el consumidor que ha contratado su hipoteca son entes privados y particulares que hacen negocios privados y particulares, ¿cuál es el riesgo macroeconómico? Es decir, ¿por qué influye que una empresa privada devuelva dinero a sus clientes? Si no tiene el dinero, solicitará el concurso de acreedores como cualquier otra empresa… ¿o no? Por otro lado, no se ha cuantificado este riesgo ni valorado el momento macroeconómico en el que nos hallamos ahora, con la mayoría de la banca saneada y el PIB creciendo cerca del 2%. La implicación de las consideraciones del Tribunal Supremo y del Abogado General es evidente: es un riesgo macroeconómico devolver el dinero de las cláusulas suelo porque va a ser el Estado el que ponga el dinero que el banco no tenga. Nada de concursos para los bancos: ya estamos los ciudadanos para pagar lo que les falte.

Lo más curioso de todo es que ese dinero se devolvería a los particulares quienes, a su vez, lo reinvertirían en otros productos y servicios que generarían riqueza para el Estado y la distribuiría, lo que genera un mayor beneficio a la larga que la concentración en unas pocas entidades. Sin embargo, parece que el mayor interés es proteger la cuenta de resultados de las entidades bancarias, y ello porque el Estado se ha obligado a soportarlas con nuestro dinero.

No estamos ya ante un caso donde el Tribunal Supremo de España haya dado la espalda a la jurisprudencia preexistente sobre nulidad sino también ante un ejercicio de “legislación creativa”, donde nace una nueva interpretación sobre los efectos de la nulidad según el Código Civil. Y sorprende que el instrumento legal diseñado en Europa para proteger a los consumidores ante cláusulas abusivas permita tal interpretación.

Cierto es que la banca en un sector estratégico y de interés general, pero la banca como sector, no como entidades concretas. El resultado de la reestructuración bancaria en España ha sido que los grandes bancos han adquirido (por 1 € en algunos casos) toda la red de oficinas y negocios de las cajas quebradas previo saneamiento de cuentas realizado con dinero público, endeudando además a todos los ciudadanos al haber tenido que pedir dinero prestado para estos rescates. Un negocio perfecto para los bancos y perjudicial para los ciudadanos que, incomprensiblemente, ha contado con la ayuda del Estado que se supone está para defender los intereses de las personas que lo componen.

 la conclusión del Abogado General no es vinculante para el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, por lo que todavía estamos pendientes de conocer la sentencia del TJUE

Centrándonos nuevamente en el tema, la conclusión del Abogado General no es vinculante para el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, por lo que todavía estamos pendientes de conocer la sentencia del TJUE que resolverá la cuestión de manera definitiva y generalizada. Si el TJUE coincide con el Abogado General, los bancos devolverán el dinero cobrado de más por aplicación de las cláusulas suelo desde el 9 de mayo de 2013. Si no coincide y apoya la postura de la Comisión Europea, la devolución será desde la firma de la hipoteca.

Francisco Pascual Padilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *