Socios


En GAM Abogados hemos reunido a un grupo de profesionales que comparten los mismos principios sobre el ejercicio de la profesión. Nos esforzamos por mantener un nivel alto de calidad en el asesoramiento gracias al análisis riguroso de las materias jurídicas en juego, la especialización y la experiencia adquirida. Cuando advertimos de que el asunto encomendado tiene poca o ninguna posibilidad de éxito o que nuestro trabajo no producirá valor añadido al cliente, se lo hacemos saber cuanto antes. Somos conscientes de la responsabilidad que asumimos con esta profesión, lo aplicamos en cada decisión que tomamos y en cada consejo que damos. Estos son los pilares sobre los que sustentamos el despacho y proyectamos nuestro futuro profesional.

Adolfo Martos Gross (1970)

Socio

amg@gam-abogados.com

Especialidades:
Civil Patrimonial, Inmobiliario, Urbanismo, Mercantil.

Formación:
Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (1988-1993).
Diplomado en la especialidad Jurídico Empresariales por la Universidad San Pablo CEU (1988-1994)
Diplomado en el Curso de Experto en Urbanismo y Desarrollos Inmobiliarios, del Instituto de Práctica Empresarial (2006)
Diplomado en el Curso Superior de Fiscalidad Inmobiliaria (2007) y Expropiaciones Urbanísticas (2007) por ESESA.
Curso superior en Derecho Concursal y Administración Pública, del ISEL (2012-2013).
Programa Intensivo de Dirección de Empresa, PIDE. Abril 2013-Abril 2014. Instituto Internacional San Telmo.

Trayectoria profesional:
Socio fundador del despacho en 1997. Con anterioridad ejerció la abogacía por cuenta ajena.

Labor docente:
Profesor asociado de la UNED de Málaga (1996-2000).

Asociaciones profesionales de las que es miembro:
Ilustre Colegio de Abogados de Málaga (1995)

Idiomas:
Español e inglés.


“Siempre he pensado que la comodidad es una constante amenaza para el buen hacer de un abogado. Aquél que se conforma con la primera solución que le ofrece la ley, sin preocuparse de comparar otras alternativas, no sólo las dictadas por la ley sino también las que le manda su conciencia, corre el riesgo de perjudicar a su cliente. Quien crea que la experiencia acumulada es suficiente para resolver un problema se equivoca. Quien se aprovecha del consejo de un experto jurista sin contrastarlo con sus propios medios se equivoca. La única forma de acertar es bregando uno mismo con el problema, madurándolo en su conciencia, poniéndose en el lugar del cliente, agotando las fuentes de estudio y también los consejos… Tódo esto difícilmente se consigue desde la comodidad.”

-Adolfo Martos Gross

La única forma de acertar es bregando uno mismo con el problema, madurándolo en su conciencia, poniéndose en el lugar del cliente…

Rafael Gutiérrez del Álamo Cerrato (1969)

Socio

rgac@gam-abogados.com

Especialidades:
Civil, mercantil y penal económico.

Formación:
Licenciado en Derecho por la Universidad de Málaga (1994).
Cursos de doctorado en la Universidad de Málaga, Facultad de derecho (2006-2007)
Obtención de la suficiencia investigadora por la Universidad de Málaga, Facultad de derecho, departamento de Civil (2008).
Máster en Viabilidad Empresarial en el Concurso de Acreedores, organizado por el
Departamento de Finanzas y Contabilidad de la Universidad de Málaga (2009).
Doctorando en el departamento de derecho Mercantil de la Facultad de derecho de la Universidad de Málaga, sobre “Responsabilidad de persona física, administrador de persona jurídica miembro del consejo de administración”.
Curso de Experto en Arbitraje 2015/2016 (Colegios de abogados de Málaga, Valencia, Bilbao y Madrid).

Trayectoria profesional:

Socio fundador del despacho en 1997. Con anterioridad ejerció la abogacía por cuenta ajena.

Asociaciones profesionales de las que es miembro:
Ilustre Colegio de Abogados de Málaga (1995)

Idiomas:
Español e inglés


En la relación con mis clientes tengo siempre en mente dos propósitos. En primer lugar, procuro que se sienta cómodo, tranquilo e informado. Si trae un problema hago lo posible para que lo deje en el despacho y se vaya confiado en que pondré en juego todos los medios posibles en derecho para solucionarlo. En segundo lugar, analizo de forma práctica y objetiva cómo resolver o cumplir con el asunto encomendado. Cuando advierto que éste tiene pocas o ninguna posibilidad de éxito, o que el trabajo a desarrollar no producirá valor añadido, se lo hago saber al cliente cuanto antes. No es fácil tomar estas decisiones.”

“Ser abogado es un estilo de vida.”

-Rafael Gutiérrez del Álamo

 Cuando advierto que éste tiene pocas o ninguna posibilidad de éxito o que el trabajo a desarrollar no producirá valor añadido se lo hago saber al cliente cuanto antes. No es fácil tomar estas decisiones, pero es que ser abogado es un estilo de vida